Restaurantes-Pop-Up

¿Tienes una idea para aumentar las ventas de tu restaurante? Pruébala en formato Pop-up

En tiempos estables, nos conformamos con el status quo.

En tiempos difíciles, nos reinventamos.

Es parte de la evolución. La especie más fuerte es la que mejor responde al cambio.

Y cuando los cambios son tantos y tan inesperados, hay que tener muchas agallas y una gran imaginación.

¿Por qué te hablo de evolución y reinvención en un post sobre cómo aumentar las ventas de tu restaurante?

Porque estamos pasando por momentos de cambios constantes. Cambios que, muy a menudo, son sobrecogedores, y nos “descolocan”.

Cuando creías que habías encontrado la fórmula perfecta para aumentar, o al menos mantener, las ventas en tu local, te golpea otro cambio repentino, y vuelves a lo que los anglosajones llaman, “square 1”. A empezar de cero.

Por eso, hoy en día, el gestor de un restaurante debe tener una capacidad de reinvención muy desarrollada.

Porque reinventarse es adaptarse a lo que la evolución nos echa delante.

Con atrevimiento.

Con ganas.

Pero, sobre todo, con inteligencia.

Por eso, tienes que probar. Porque probar es de inteligentes.

Invertir tu tiempo, dinero y recursos en una idea que, tal vez, podría ser el motor de tu reinvención, es arriesgado si no la pruebas antes.

De ahí que el concepto “Pop-up” esté arrasando en la hostelería y el comercio.

Los gurús del marketing digital siempre te dicen que antes de lanzar cualquier página web o landing o antes de enviar un email a tus seguidores, que hagas pruebas. Lo que ellos llaman, Split tests o Test A/B.

El “Pop-up” tiene la misma función.

Es una manera efímera de comprobar que esa nueva idea que bulle en tu mente va a servir para aumentar las ventas de tu restaurante, y confirmar que no es más que otra idea bonita pero muy poco práctica y nada enfocada a las necesidades y exigencias de tu cliente.

 

Entonces, ¿qué es el Restaurante Pop-up?

Jugando con el factor sorpresa, el espacio pop-up aparece inesperadamente en lugares insólitos como una galería de arte, una estación de tren abandonada, un almacén, un jardín escondido, un estudio “hipster”.

El restaurante “Pop-up” suele contar con la colaboración de sus seguidores, a quienes se informa apenas horas antes de la aparición del nuevo espacio a través de las redes sociales. Gingerline, es el mejor ejemplo de este tipo de experiencia gastronómica nómada. Creado desde su incepción para ser una experiencia clandestina y fugaz, Gingerline se mueve constantemente por todo Londres y alrededores, buscando lugares experimentales donde presentar lo que ellas llaman experiencias multidimensionales.

El propio Nuno Mendes, ex-alumno de Ferrán Adrià en El Bulli estuvo invitando a un chef promesa a su casa cada mes durante tres años. Con The Loft Project, Mendes quería dar a conocer al público nacional (e incluso internacional puesto que acabó llegando a Berlín, Múnich e incluso Melbourne) las propuestas de las nuevas generaciones de chefs de talento.

En España, los pop-ups están en alza.

Hypothetic Organic Restaurant, por ejemplo, invita a los comensales a cenas clandestinas en los lugares más insólitos de Madrid, desde una capilla hasta un silo en las afueras de la ciudad. Ariana Díaz, autora de We Pop se estrenó en The Secret Room, una peluquería-salón de belleza-espacio para eventos y en uno de sus pop-ups tenían un chiringuito vintage con prendas de marcas como Chanel o Balenciaga.

No todos los “pop-ups” tienen porque maridar factor sorpresa, arte, escenario y gastronomía. Muchos, simplemente aparecen en lugares de paso multitudinarios como un centro comercial, una plaza, un parque, un evento, una feria, etc. con el objeto de dar a probar sus ideas.

 

¿Cómo puede ayudarte el restaurante “pop-up” a aumentar las ventas de tu restaurante? 

El “pop-up” te ayuda porque te da el sello de aprobación de tu público ideal.

Cuando sabes con plena certeza que ese nuevo plato o ese nuevo formato o esa nueva combinación, decoración, diseño, uniforme, etc… ha triunfado entre tu público, sabes que es una buena inversión.

Y, por lo tanto, sabes que tiene el potencial de aumentar las ventas de tu restaurante.

Si la gente hace cola, en tu pop-up y comparten sus evaluaciones positivas en las redes, sabes que tu nuevo concepto tiene el potencial de aumentar las ventas de tu restaurante.

Es decir, con el “pop-up” minimizas el factor riesgo.

Y con el “pop-up” creas publicidad para tu local.

La gente habla de ti.

Se pasa por tu web y por tus redes sociales.

Piensa en ti cuando tenga que reservar una cena de empresa.

Se suscribe a tu lista.

Es decir, un pop-up bien planeado y bien promocionado en las redes sociales no solo te da la garantía de que tu idea va a tener éxito, sino que te promociona como innovador de la gastronomía y te da a conocer a tu comunidad local.

Aquellos que nunca habían oído hablar de ti antes, ahora sabrán quién eres y te asociarán a una experiencia culinaria positiva.

Y cuando lo hayas logrado, no te olvides de tu web.

Porque, hoy en día, tu web suele ser el primer punto a donde llega tu cliente.

Y si, no consigues conectar en tu web, muchos de tus clientes no van a lograr conocer tu restaurante pop-up.

Y, ¿quién mejor que un diseñador web que ha vivido la hostelería desde pequeño para atraer a tu “persona” ideal desde internet?

Esa persona, si me lo permites, soy yo.

Eloy Rodríguez.

Y te espero aquí, para que juntos, desarrollemos una web inteligente e inolvidable.

¿Hablamos?

¿Tienes una idea para aumentar las ventas de tu restaurante? Pruébala en formato Pop-up
No Comments

Publicar un comentario