Storytelling restaurantes

¿Qué es el storytelling? Ejemplos de storytelling para restaurantes

Los restaurantes están llenos de historias. Todos. Si, el tuyo también, aunque sea
pequeñito. Porque el restaurante es el sitio donde descansamos de nuestras rutinas. Es el
momento de ocio, de disfrutar, de celebrar o de hacer la pausa en mitad de una pesada
jornada de trabajo. ¿Cuántas veces habrás oído el cumpleaños feliz? ¿Cuántas primeras
citas habrán pasado por ahí? ¿Cuantas buenas y malas noticias se habrán dado? ¿Cuántos
momentos especiales, curiosos, insólitos o raros han tenido lugar?


Pues si lo piensas, tu restaurante tiene tantas historias como personas se han sentado en
tus mesas. Porque todos tenemos nuestra propia historia y tu restaurante forma parte de
ella. Pero además, tiene también la tuya. Los principios, difíciles y emocionantes, esos
llenos que por poco acaban contigo, las recetas, tus camareros... la cocina, el corazón del
negocio, tan dura y tan gratificante a la vez.


Pero más allá de eso, el storytelling, es decir, la narración de tu historia, tu relato de
marca, que se nutre de todas esas historias que han pasado y pasarán en tu restaurante,
es una herramienta muy útil. Una herramienta que puedes utilizar para vertebrar toda tu
comunicación, tanto online como offline. Desde las publicaciones en tus redes sociales,
pasando por el blog, hasta tus cartas con el menú y la propia identidad del local, su
personalidad y estilo, serán mucho más fáciles de definir y trabajar teniendo un
storytelling solvente, bien estructurado e inspirador.


¿Qué es el storytelling?


El storytelling es la ciencia y el arte de contar historias. Ciencia, porque hay métodos y
formas para crear un historia que funcione. Arte, porque una historia bien contada es un
viaje directo hacia las emociones de una persona.


Carmine Gallo, un famoso ponente y storyteller estadounidense, dice que los humanos
estamos programados para entender el mundo en forma de historias. Las historias nos
permiten moldear algo caótico, confuso y a veces intimidante, como es la realidad que nos
rodea. Y de esa manera entenderla.


Para encontrar los orígenes del storytelling tenemos que irnos al principio, a aquellos
hombres de las cavernas que dejaban la huella de su mano sobre la pared de la cueva.
Aquellos hombres que se reunían alrededor del fuego para contar historias. Porque
compartir una historia crea vínculos, crea comunidad.


En ese sentido la verdad es que hemos evolucionado bastante poco, seguimos
reuniéndonos para compartir una historia, en la oscuridad de una sala de cine o de un
teatro. O en un restaurante. ¿Y cuáles son las palabras mágicas que harán silenciar y
tranquilizar hasta al niño más movido? “Érase una vez...” Las personas estamos hechas
para contar y escuchar historias.


7 ventajas de aplicar el storytelling a tu restaurante.


Para tener un buen storytelling no es necesario inventarse una historia grandilocuente, en
la que se produzcan grandes hazañas, el héroe acabe con el malo y se lleve a la chica. Ni
siquiera hace falta un final feliz. A veces es suficiente una historia sencilla, que recoja la
esencia de tu restaurante, el por qué abres todos los días la puerta. Ese por qué y la
pasión que conlleva, pueden ser más potentes para tu cliente que cualquier historia
inventada que no tiene nada que ver, ni contigo, ni con tu negocio.


Una vez tengas tu storytelling claro y definido, aplicarlo en tu restaurante es una
estrategia que te puede ayudar en muchos sentidos:


#1 Va a aportar coherencia a tu comunicación.

Porque tu cliente tiene que encontrar el mismo tono, el mismo estilo, la misma personalidad cuando lee un tweet tuyo, que cuando entra por la puerta y le atienden para ir a su mesa o llama para reservar. Esa coherencia en todos los puntos de contacto es fundamental para dar
una imagen profesional.

#2 Crea comunidad.

Cuando compartes tu historia con un cliente y éste se siente identificado con ella, está alineado con ella, es la herramienta de fidelización más potente que te puedas imaginar. Porque pasas a formar parte de las cosas que le importan, que le interesan. Pasas a formar parte de su vida.

#3 Genera emociones.

Las personas no estamos hechas para recordar datos, cifras o características. Nuestros recuerdos están asociados a emociones. Y las emociones siempre están ligadas a historias. Probablemente no recuerdes lo que has comido hoy. Pero recordarás sin duda el menú de tu boda. O lo que cenaste en aquel restaurante en el que te atendieron tan mal. Porque hay que pensar que la emociones pueden ser positivas, pero también negativas. Una buena historia puede
conducir a emociones positivas. Y si además eso está respaldado por una buena experiencia, el recuerdo será imborrable.

#4 Aumenta tu confianza.

Porque sabes cuál es el por qué de tu negocio. Sabes que lo que estás contando, con tus platos, tu forma de atender al cliente, tus menús, tu comunicación, es verdad. Eres auténtico.

#5 Refuerza tu reputación y tu credibilidad.

No hay nada más letal para un negocio que crear una expectativa que luego no se va a cumplir. Porque al cliente lo puedes desengañar una vez. Pero nunca dos. Un storytelling solvente garantiza la coherencia entre lo que dices y lo que haces.

#6 Te diferencia de la competencia.

¿Cuántos restaurantes hay? ¿Cuántos hay que tengan tu historia? Sólo tú. Tu storytelling te hace único, diferente. Hay un dicho en marketing, “O eres diferente o eres barato”. La gente que va a un restaurante va buscando una experiencia, algo que contar el lunes en el trabajo a la hora del café.
Pues dásela. Utiliza tu historia y crea algo nuevo.

#7 Mejora tu servicio.

Todo lo anterior redunda aquí. Porque esa coherencia de la que hablábamos se va a ver en todo: en los platos, en la atención, en el propio espacio. Y tu equipo se va a beneficiar de ello, porque saben que su trabajo tiene sentido, que hay un proyecto, una historia detrás y que ellos forman parte de ella. Y no hay como el sentimiento de pertenencia para generar vínculos de unión y
compañerismo. Tu equipo trabajará mejor sabiendo que tienen una persona que los involucra en su historia y que además, les da un papel principal.

5 ejemplos de storytelling que se pueden aplicar a un restaurante.


El storytelling es una herramienta muy potente para el marketing de cualquier negocio,
también de un restaurante. Un buen ejemplo de ello son los restaurantes antiguos. En
España tenemos restaurantes centenarios cuyo storytelling es uno de los activos más
importantes de la casa. En Barcelona, Can Culleretes está decorado con fotos de todos
los personajes famosos e importantes que han pasado por allí y uno de sus menús se
llama “1786”, el año de su fundación. Ello le confiere un halo de veteranía, de leyenda,
muy atrayente y seductor. De hecho, siguen manteniendo en su carta alguno de los platos
originales de entonces.


Otro ejemplo muy claro son los restaurantes de hamburguesas gourmet. Su storytelling
se basa en coger un plato que ya conocíamos y que todos asociábamos con la comida
basura y darle la vuelta, creando algo nuevo y completamente opuesto. Si a esto le
sumamos el exotismo que proporcionan las carnes de animales como el buey de Kobe, el
avestruz o el jabalí, tenemos una propuesta muy interesante y diferente.


La especialización es uno de los temas más sólidos para crear un storytelling potente. Un
claro exponente de esto es Ángel León, el chef del mar, con su restaurante Aponiente.
Tan sólo escuchando su apodo, el chef del mar, ya no nos hace falta más. Los amantes de
los productos marinos se sentirán inmediatamente alineados con su propuesta y si
disfrutan de la experiencia, más que clientes, serán evangelizadores. El único peligro que
entraña es que una apuesta tan clara siempre excluye, en este caso a todos aquellos que
no les guste el pescado. Hay que valorar si el riesgo realmente vale la pena.


¿Quien no ha estado en ese restaurante familiar, entrañable, cuyo dueño o dueña es el
centro de todo, que nos saluda como si nos conociera de toda la vida y se acerca a la
mesa a charlar un rato? Una historia personal es también una buena base sobre la que
trabajar el storytelling de tu negocio. Al compartir tu experiencia, tus anécdotas, las de tu
familia, se crea un sentimiento de confianza y cercanía. Y como consecuencia, de
fidelidad.


Por último, la innovación es también un hilo conductor sobre el que vertebrar un
storytelling cautivador. El mejor ejemplo, El Bulli. Más allá de sus títulos y sus estrellas, El
Bulli fue el proyecto de un cocinero, Ferrán Adriá, que creía en la cocina como
experiencia gastronómica para los sentidos. Sus principales armas eran la sorpresa y la
experimentación y con ello consiguió logros culinarios que nadie había conseguido y que
probablemente nadie pueda superar. No hacen falta complicadas técnicas como las de El
Bulli para innovar. Se puede innovar haciendo bocatas, combinando ingredientes,
fusionando culturas gastronómicas. Lo único que hace falta es imaginación.


Éstos son tan sólo algunos de los hilos argumentales que pueden ser aplicados a un
restaurante. Hay muchísimos más, tantos, como restaurantes. Tan sólo es cuestión de
encontrar el tuyo.

¿Qué puede hacer un storyteller por tu negocio? 5 estrategias que funcionan.


La principal y más importante estrategia a la hora de desarrollar tu storytelling, es ser
consciente de que aunque la historia es la tuya, tú no eres el protagonista. El protagonista
es tu cliente
, es él quien debe estar en el centro de tu historia y reconocerse en ella.
Aquello de “hey, somos geniales, ven a comer y alucinarás” no funciona. Cámbialo por
“hey, sabemos que eres genial, que te encanta la buena comida y por eso si vienes a
comer con nosotros, vas a alucinar”. Cambia la cosa, ¿eh?


Otra estrategia que funciona sí o sí es encontrar el mito relacionado con tu historia. Por
ejemplo, un mito interesante es el del Santo Grial, lo inalcanzable, lo sagrado. Aplicado a
un restaurante podría ser un ingrediente especial, un chocolate elaborado sólo con las
pepitas provenientes de una pequeña plantación ubicada en un valle escondido de
Colombia y que utilizamos para hacer un postre único, sólo en temporada. Te garantizo
que lo vendes todo antes de acabar el servicio.


Un storyteller también te puede ayudar a encontrar el espacio de conversación con tu
cliente
. No olvides nunca que él es el protagonista, hay que darle voz y que tenga la
posibilidad de intervenir en tu relato. Tienes que ser permeable a sus sugerencias, a sus
necesidades. Por ejemplo, si te comenta que ha probado un vino que le ha gustado mucho
y cuando vuelva ese vino está en la carta y se lo ofreces recordándole lo que hablasteis, te
aseguro que sentirá que le has hecho un regalo. Lo va a recordar siempre. Y lo va a
contar. No lo dudes. Es una historia muy chula.


Otra estrategia básica de tu storytelling es encontrar tu voz, tu estilo. A veces eso es
muy difícil, temes no ser original, o serlo demasiado, o resultar soso, o demasiado atrevido.
Un storyteller te puede asesorar para que tu tono de comunicación encaje perfectamente
con tu relato. Puede encontrar palabras que te distingan, hashtags, frases, que sean
reveladoras de la personalidad del restaurante y le confieran una entidad propia y original.


El storyteller está especializado en encontrar la VERDAD de tu historia. Es decir, tú
tienes un restaurante, claro está. Pero en vez de eso, podría haber sido una carpintería,
una tienda de alimentación o una peluquería. ¿Porqué un restaurante? ¿Qué hay detrás?
¿Una historia familiar? ¿Una historia de superación? ¿Una historia de amor? Asociar tu
historia a los grandes temas universales es una buena estrategia para crear empatía con
tu cliente. Puede que no haya vivido exactamente la misma experiencia que tú, pero sí
experimentado las mismas emociones. Si tener un restaurante era el sueño de tu vida y
tras muchas vicisitudes lo has conseguido, seguro que tu cliente puede entender las
noches en vela, el esfuerzo, la constancia, la pasión por una profesión que es tu vida.


Como ves, el storytelling te puede ayudar en muchos aspectos de tu negocio, así que,
¿te animas a contar tu historia? Seguro que acabas comiendo perdices 🙂

Autora Invitada


Me llamo Sandra Sanjuan y soy copywriter y especialista en marketing de contenidos.
Escribo textos que seducen, persuaden y convencen. Investigo la ciencia y el arte de contar historias y ayudo a las empresas y a las personas a encontrar la suya. La gastronomía es mi pasión secreta. Shhhhh. No se lo digas a nadie. Si quieres saber más sobre mí, te invito a visitar mi blog, www.sandrasanjuansanz.com

No Comments

Publicar un comentario