DISEÑO ESTRATÉGICO DE TU CARTA

La misión de tu carta, además de sintetizar de manera perfecta y organizada toda la oferta del restaurante, es provocar un verdadero impacto en el corazón (¡y el paladar!) del comensal.


Para ello, necesitamos jugar con diversos elementos que van a tener tanto peso en la funcionalidad y el éxito de la carta como cuestiones tan sustanciales como una buena ortografía, las traducciones de los platos y algún que otro error gramatical.


Se trata de detalles clave que revolucionan la manera de entender todo el contenido, y que hacen que esos dos minutos de promedio que se toma el cliente para revisar la oferta del restaurante, se conviertan en una experiencia amena y muy gratificante.


Te estamos hablando de factores como la tipografía de la carta, los colores de su diseño, las imágenes y/o ilustraciones que incorpora, los márgenes y el espaciado, ¡e incluso el peso y el tamaño!


Además de todos estos factores clave, existe un elemento diferenciador que guía al cliente hacia el plato o platos que a nosotros nos interesa más vender.


No, no se trata de manipular, si no de sugerir.


Y, en Gastromarketing 360 lo hacemos empleado la técnica del Neuromarketing.


El neuromarketing es el estudio de los procesos y los cambios que tienen lugar en el cerebro del consumidor durante la toma de decisiones precisamente en el momento que va a efectuar la decisión.


El neuromarketing ayuda a entender los patrones de “búsqueda visual” que sigue el cliente que lee la carta. Una vez conocidos, podemos impactar en su psicología e incentivarlo a elegir un plato u otro entre la diversidad de platos que existen en la carta de un restaurante. 


Es tan sencillo como ubicar los elementos de siempre, los platos, su descripción, los precios, las imágenes, etc. en el lugar y de la manera más placentera para el/la cliente, y más efectiva para el propietario del restaurante.


Nuestras cartas digitales, además de ser diseñadas según los principios del neuromarketing, también son redactadas por copywriters gastronómicos que saben cómo sacar a relucir lo mejor de cada plato empleando el poder de la persuasión.